Camelia japónica
24,70 21,00 Añadir al carrito
¡Oferta!

Camelia japónica

21,00

-15%

La camelia es exuberante y original. Crece esplendorosa en el norte de España y posee una peculiaridad que la distingue y la hace especial: su floración invernal. Si estás buscando una planta que alegre tu jardín en invierno,  la Camellia japonica lo llenará de belleza y color.

 

 

8 disponibles

Envío rápido y seguro

  • ¿Tienes dudas? Envíanos un WhatsApp
  • Cómpralo antes de las 17:00h para envío el mismo día
Envío urgente en 24/48h

Descripción: Son arbustos o árboles perennifolios de crecimiento lento que alcanzan 6 metros de altura. Las hojas son de color verde oscuro brillante. Las flores pueden ser dobles o simples y de color blanco, rojo o rosa.
Abono : utiliza abono  específico para plantas acidófilas.
Situación: Sitúala en un espacio exterior húmedo y con sombra, evitando así que el sol del verano la dañe (sobre todo en las horas más fuertes).
Floración: son arbustos de floración invernal que nos aportan grandes flores. Comienzan a florecer a finales de diciembre y continúan así durante los 3 siguientes meses, su crecimiento es lento.
Suelo: La camelia es una variedad acidófila, por lo que debes proporcionarle tierra ácida.
Riego: Riégala moderadamente, evita encharcamiento pero controlando que la tierra no se seque.

Poda: La camelia es de crecimiento lento, por tanto no necesita poda, aun así si quieres equilibrar o reducir ramas debes esperar hasta el final de la floración.

Información adicional

Peso 3 kg
Dimensiones 17 × 17 × 90 cm

¡Comparta su opinión!

Cuéntenos qué opina…

Lo que otros usuarios opinan

Aún no tiene ninguna contribución.

×

Acceder

Registrarse

Se enviará un enlace a tu dirección de correo electrónico para establecer una nueva contraseña.

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

Continuar como invitado

¿Aún no tiene una cuenta? Regístrese